El libro cero

Por favor no digas que
Cuentos para vencer a la muerte es mi primer libro. Es un libro cero, porque como escritura me parece muy fallido. Son cuentos que fueron saliendo en la época en que yo tenía influencias de todos lados: de Charles Louis Philipe, un escritor del que hoy casi nadie se acuerda, de William Saroyan, que influyó mucho en algunos miembros de mi generación y no sólo de ella, Edmundo Valadés también empezó a escribir muy influido por Saroyan.

En
Cuentos para vencer a la muerte reflejaba mis primeras experiencias, era una visión adolescente del mundo que me duró demasiado. Y es que entre envejecer y madurar siempre hay una dicotomía, se envejece, pero no siempre se madura, Por ejemplo yo, aunque he envejecido como todo el mundo y a veces más que todo el mundo, todavía me encuentro con impulsos de adolescente que más bien me avergüenzan. Y ese libro refleja mucho una especie de adolescencia moral, sentimental, intelectual. Fue publicado en 1955, yo tenía 21 años, aunque hay cuentos escritos anteriormente. Eso no me justifica. Lo que me enorgullece de esa edición es que la publicó Arreola en Los presentes. Siempre he sido publicado por escritores, Sergio Galindo también me publicó, fue en la Universidad Veracruzana.